Es justo y necesario

Es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar Señor Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

1/02/2003

Es amor y verdad Una de las formas m�s bellas de aprender sobre nuestra fe es escuchar las canciones de la misa. En ellas se cumple un adagio que dice: La igesia cree lo que canta y canta lo que cree. No por nada el "cancionero" de Israel ha pasado a formar parte del c�non de la Biblia. En este caso en particular, me refiero a una canci�n muy linda que se canta en Chile y que al hablar de Jes�s dice "es mi amigo Jes�s, es mi hermano Jes�s, �l es Dios, �l es rey, es amor y verdad". En particular estas dos �ltimas palabras resumen mi respuesta a porqu� soy cat�lico. Ver�n, hay muchas doctrinas dando vueltas por el mundo, la gran mayor�a de ellas bien intencionadas y sostenidas con sinceridad por excelentes personas. Pero s�lo en el catolicismo he encontrado ese equilibrio entre una doctrina amorosa y a la vez verdadera y coherente. El materialismo es tremendamente coherente en su �mbito de aplicaci�n, tiende a rechazar con demasiada facilidad algunos hechos, pero en s� misma es coherente. El problema es que no es para nada amorosa, no acoge, sino que carga al ser humano con el peso de su peque�ez en el universo. Las doctrinas orientales son en general amorosas, hasta el punto de ser blandengues, demasiado amor. Adem�s, se presentan como compatibles con cualquier fe, pero por eso mismo ofrecen muy poca verdad. El protestantismo es, en general, una expresi�n correcta del amor de Cristo, pero les importa muy poco el "mezclar" el amor de Cristo con la verdad, que es Cristo, y por eso llegan con mucha facilidad a usar la fe como muleta para sostener el sistema. Podr� arg�irse que este criterio de "amor y verdad" es cultural y poco objetivo, insertado en m� por el mismo cristianismo que me rodea, pero ese soy yo y hay cosas a las que no podr�a renunciar.