Es justo y necesario

Es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar Señor Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

5/30/2005

Libre albedr�

Actualmente estoy participando en el grupo "Ateos/Te�stas" de MSN y hace alg�n tiempo se inici� una discusi�n sobre el libre albedr�o. Participar en esta discusi�n me ha ayudado a comprender de qu� forma la posici�n cristiana en cuanto a la libertad del hombre es la �nica que asegura su dignidad. Para entender el estado actual de la cuesti�n sobre el libre albedr�o hay que remontarse a la d�cada de 1920 y 1930 cuando estaba el auge del positivismo. Afortunadamente el autor original de esta secuencia de mensajes es un claro exponente de ese tipo de positivismo. Discutiendo con �l me pude dar cuenta c�mo la posici�n cristiana que enarbola el libre albedr�o del hombre es un punto medio entre el extremo determinismo de los positivistas y el extremo liberalismo sentimentalista, que es la corriente en boga hoy en d�a. El positivismo postula que, conociendo todos los factores que llevan al ser humano a actuar de un modo determinado, es posible predecir con total certeza la decisi�n que adoptar� el sujeto. El hecho de que no podamos hacerlo se debe exclusvamente a que ignoramos algunos factores. El liberalismo, por su lado, sostiene que las decisiones adoptadas librementes son �nicas y personales, imposibles de predecir ya que corresponden al �nimo personal de cada uno. Por lo mismo tampoco es exigible conducta alguna, no se pueden juzgar las decisiones, simplemente son. Contra estos dos extremos, el cristianismo sostiene el libre albedr�o, es decir la capacidad del hombre de actuar libremente guiado por la verdad y la raz�n. Esto le otorga la capacidad de modificar su conducta de acuerdo a la verdad o de no hacerlo, de tal forma que �l se hace responsable tanto de las buenas como de las malas decisiones que toma. As� la posici�n cristiana tiende a conservar la dignidad del hombre, que es precisamente el punto en discusi�n en las guerras mundiales que azotaron al mundo en el Siglo XX. No hay que urgar mucho en la ideolog�a comunista o nazi para ver el positivismo actuando en toda su extensi�n. Tambi�n es f�cil ver el costo en vidas humanas que tiene actualmente la tragedia del aborto, que haya su raiz en la ideolog�a liberal/sentimentalista. Como abogado, veo que esto tambi�n tiene consecuencias para la teor�a de la pena y la responsabilidad, pero ya le daremos m�s vueltas a esas consecuencias.