Es justo y necesario

Es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar Señor Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

7/16/2005

CcE2: El origen de la vida

Algunos de los argumentos con que los esc�pticos pretenden descartar la intervenci�n de Dios en el universo pueden dejarnos realmente desconcertados. As� por ejemplo, sobre el origen de la vida, los esc�pticos sostiene que si el ser humano es capaz de crear los fundamentos de la vida en un laboratorio, es posible concluir que la vida se inici� espont�neamente en el planeta, sin intervenci�n divina. Este argumento me parece extra�o y tengo una breve historia para explicar por qu�. Imaginemos que hay 2 n�ufragos en una isla supuestamente desierta, un creyente y un esc�ptico. Explorando su nuevo ambiente, encuentran un autom�vil en medio de la jungla, en perfectas condiciones, tanto que uno de ellos le da vuelta a la llave �y el motor parte! - Evidentemente no estamos solos en esta isla. -dice el creyente. - Pamplinas, -le contesta el esc�ptico- este auto no demuestra nada. Es m�s, es perfectamente posible que a lo largo de miles de a�os este auto haya surgido en medio de la jungla sin intervenci�n de nadie �ves como no hay huellas que indiquen por donde vino? A pesar de tus esperanzas, la verdad es que estamos solos en esta isla. Siguiendo cada uno sus corazonadas, el creyente comienza a buscar otras evidencia que le permitan volver a la civilizaci�n, en tanto que el esc�ptico, para probar su punto, comienza a buscar un �rbol de caucho. Cuando lo encuentra se pone a la tarea de fabricar una manguera pr�cticamente id�ntica a la que se puede encontrar en el motor del autom�vil. Luego de un a�o de esfuerzo, noches sin dormir e intentos frustrados, nuestro querido esc�ptico vuelve donde el creyente y le muestra satisfecho el resultado de sus desvelos: una manguera similiar a la del motor. -�Ves? -dice triunfante- esto demuestra que es posible que el autom�vil haya surgido espont�nemente en medio de la jungla, y que por lo tanto esta isla est� desierta. Ante esta escena �qui�n se comporta de forma m�s razonable? �el creyente o el esc�ptico? yo me pondr�a del lado del creyente y s�lo atinar�a a decir: �Por favor!