Es justo y necesario

Es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar Señor Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

9/13/2005

Anticoncepci�n y bulimia

Cuando hice mis charlas de preparaci�n al matrimonio en la comunidad salesiana El Patrocinio de San Jos�, me entregaron herramientas muy valiosas para la vida familiar y marital. Sin embargo, en dos meses de reuniones semanales s�lo una vez se mencion� el tema de los anticonceptivos, se�alando que era importante ponerse de acuerdo en qu� m�todo usar�an. Nada m�s, nada sobre el deber de los esposos cristianos de acoger a todos los hijos, ni mucho menos que la moral cat�lica es bastante clara en este aspecto. Estos cursos son bastante comunes en Chile, porque todas las parroquias los exigen para casarse, y no estar�a dem�s que se aprovechara la oportunidad para entregar una copia de Humanae Vitae o Familiaris Consortio a todos los novios.

Pasada esa barrera que impide conocer la ense�anza cat�lica acerca de los anticonceptivos, queda la tarea m�s dificil de aceptarla. A veces, para aceptarla, resulta dif�cil explicar la diferencia que existe entre los m�todos anticonceptivos no abortivos que la Iglesia rechaza, y la planificaci�n familiar que la Iglesia acepta y promueve. As�, se cuestiona diciendo: si la Iglesia permite que las parejas tengan relaciones en �pocas de infertilidad para evitar tener hijos �por qu� no se permiten usar la p�ldora anticonceptiva que no hace m�s que prolongar los per�odos de infertilidad? (yo nunca lo he escuchado, porque nadie en mi entorno se cuestiona si quiera el tema, pero lo he le�do en la red y me parece una pregunta razonable). Este art�culo hace una comparaci�n entre la anticoncepci�n y la bulimia que permite entender la coherencia de la ense�anza cat�lica. Primero que nada, explica, hay que desterrar la distinci�n entre anticoncepci�n natural y artificial, como si fueramos vegetarianos del sexo, a pesar de que los efectos perniciosos a la salud del tratamiento hormonal est�n claramente establecidos. Segundo, no hay que confundir la planificaci�n natural que la Iglesia acepta con el m�todo del ritmo.

La posici�n de la Iglesia se basa en la funci�n natural que cumple la sexualidad en el ser humano, y para explicarla, es �til observar otras funciones naturales. El sistema digestivo, por poner un ejemplo, tiene por misi�n incorporar nutrientes al cuerpo y as� mantener la vida, para esto existen los diferente �rganos. Algunas personas est�n enfermas, y por esa raz�n usan partes de ese sistema, ingiriendo alimentos, pero evitan que el proceso se complete y se provocan v�mitos por un acto voluntario y directo. Cuando esto se repite con frecuencia decimos que estas personas padecen bulimia. Con el sistema reproductivo y sus �rganos ocurre lo mismo: �ste tiene por funci�n reproducirnos, y sus �rganos sirven para cumplir diferentes etapas de esa misi�n final. Cuando una persona voluntariamente impide que esa funci�n se cumpla se encuentra en una situaci�n muy parecida a la de quien se encuentra enferma con bulimia.

�C�mo se entiende entonces que se admita el m�todo natural? porque, en este esquema de cosas, el m�todo natural es como hacer dieta. Hay �pocas en que no es conveniente comer de todo, y puede resultar hasta perjudicial hacerlo, entonces una persona saludable puede decidir no ingerir cierta clase de alimentos y eso es normal y sano. De igual forma, hay circunstancias que en las que puede ser inconveniente tener un hijo, y para eso es posible no tener relaciones en ciertas �pocas. Al igual que quien hace dieta no deja de comer completamente, un matrimonio no tiene que dejar de tener relaciones, pero el inducirnos voluntariamente un mal funcionamiento de nuestro cuerpo es, desde este punto de vista, inaceptable.

Mi anterior pasada sobre el tema: M�todos anticonceptivos en el matrimonio.