Es justo y necesario

Es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar Señor Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

9/03/2005

Medicamentos y cosm�ticos

El hecho de que los metodos anticonceptivos hayan sido producidos por la industria farmac�utica y distribuidos por los m�dicos, no implica que sean medicamentos. De hecho, puesto que los anticonceptivos no buscan restablecer el funcionamiento normal del cuerpo, sino alterarlo por consideraciones que van m�s all� de la salud, se parecen m�s a dispositivos cosm�ticos.

Todas las culturas a lo largo de la historia han desarrollado pr�cticas que afectaban seriamente la salud de las personas (com�mente las mujeres), y que se justificaban desde el punto de vista de resultar m�s atractivos a los ojos de la sociedad. As�, por ejemplo, se entablillaba a los ni�os, las mujeres romp�an sus labios y orejas para alargarlos, se pon�an objetos frente a los ojos para provocar estrabismo o r�gidos arneses para obtener forma de avispa. Los anticonceptivos se enmarcan dentro de esta misma tendencia, ya que todos ellos alteran el proceso natural de la procreaci�n para impedir su fin natural y curiosamente lo hacen afectando, m�s o menos gravemente la salud de la mujer. El hecho de que su efecto sea menos visible que una oreja de 30 cent�metros no cambia el hecho de que una mujer "en la p�ldora" ser� m�s aceptada socialmente que una que no lo hace. De esto no se sigue que la anticoncepci�n sea m�s perniciosa que hacerse un tatuaje, pero s� permite cuestionarnos cu�l es el rol que debe cumplir el Estado frente a la anticoncepci�n. Despu�s de todo, el Estado deber�a dedicar sus recursos a restablecer la salud de los ciudadanos, no a alterarla, a menos que tenga razones para controlar la natalidad. Reportes de la �poca cuando se introdujo por primera vez la p�ldora anticonceptiva cuentan c�mo hab�a un optimismo en cuanto a que el espaciar los hijos provocar�a que las relaciones entre hombres y mujeres fueran m�s cercanas e igualitarias. Incluso en Chile, el gobierno dem�crata cristiano de Frei (que en otras materias segu�a las l�neas de la Iglesia) fue el que inst� por su aplicaci�n a nivel popular. Los resultados de esta pol�tica hoy en d�a son precisamente los contrarios, y esta realidad deber�a hacernos revisar los conceptos.

Por otro lado, los efectos perniciosos de la anticoncepci�n no provienen del uso en s� (hay muchas pr�cticas moralmente reprobables, pero socialmente aceptadas), sino del hecho de que la anticoncepci�n no es s�lo una t�cnica, sino que implica una nueva mentalidad y un cambio cultural (al igual que en su momento lo fueron las armas de fuego, la escritura o el hierro). Antes de surgir la anticoncepci�n, la medicina era una de las m�s altas formas de la ciencia, dedicada a restablecer el funcionamiento saludable del organismo y era famoso el juramento hipocr�tico que imped�a administrar un veneno o practicar un aborto, incluso con el consentimiento del paciente. Hoy en d�a, en cambio, la mentalidad cosm�tica y anticonceptiva ha golpeado fuertemente el contexto en el cual se practica la medicina: lo importante no es sanar al paciente, sino darle calidad de vida, que es un concepto cuyo alcance queda entregado a la voluntad del paciente y, a falta de �ste, a la sociedad. Si eso no es posible, es l�cito dejarle morir. En este sentido, humanae vitae es un claro ejemplo del don de profec�a que el Esp�ritu Santo concede a su Iglesia ya que, en su momento, s�lo Pablo VI fue capaz de advertir, tal vez sin comprender, sobre la degradaci�n de la dignidad humana que implica la anticoncepci�n. No es de extra�ar entonces, que la forma de medicina que gana m�s terreno es aquella meramente cosm�tica, es decir la que quiere arreglar lo que ya funciona bien, para hacernos m�s deseables socialmente. Nuevamente, eso no implica por s� s�lo que la cirug�a pl�stica sea mala, pero es �til darnos cuenta del cambio para que, llegado el momento, podamos decir basta y para que los que se dedican a este campo sepan que no ser�n los dignos doctores de la antig�edad, sino meros funcionarios sujetos al capricho de su empleador.

6 Comments:

Blogger Lilian said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

9/04/2005 07:07:00 p. m.  
Blogger Lilian said...

Fui yo el que lo borr�...
Ma�ana lo subo, me qued� mal redactado. Lo siento :(

9/04/2005 11:58:00 p. m.  
Anonymous Marta said...

Muy bueno tu art�culo! Gracias!

9/05/2005 05:49:00 a. m.  
Blogger Lilian said...

Has planteado varias ideas con respecto a la anticoncepci�n. me quedar� con una de ellas que dice relaci�n con el rol del Estado.
Mientras el Estado no juegue un rol m�s activo en la protecci�n de la familias las pr�cticas anticonceptivas y el aborto, muy ligadas entre s�, continuar�n siendo consideradas moral y socialmente aceptadas en la sociedad.
Me parece que es rol del Estado, proteger a la Familia con pol�ticas o leyes que garanticen el acceso a la educaci�n, la salud, la vivienda, todo ello sustentado en empleos o trabajos en donde no se explote al trabajador pag�ndolo la miseria de 100 mil pesos mensuales, gener�ndose con ello un c�rculo vicioso: pobreza, delicuencia, drogadicci�n, aborto, c�rceles llenas que se vuelven en escuelas del delito. El Estado debe invertir m�s en Educaci�n, Salud y Vivienda; proteger mejor al trabajador de los abusos a que son expuestos. �C�mo va a aspirar o serle deseable tener una gran familia, si su casa es una caja de f�sforos y en donde apenas tienen espacio para albergar a 2 hijos. La mayor�a de la gente vive api�ada en dos cuartos, en donde el matrimonio apenas tienes un m�nimo de privacidad para disfrutar plenamente su sexualidad.
�Con 100 mil pesos, un trabajador podr� mandar a su/s hijo/s a la universidad, si las carreras tienen un arancel anual de casi 2 millones de pesos, las m�s baratas?
Excelente entrada, Patricio.
Un abrazo

9/07/2005 02:57:00 a. m.  
Blogger Apóstol said...

Patoace: Muy buen post!!

El don de profes�a y sabidur�a entregada por el Esp�ritu Santo a Pablo VI es impresionante y el enga�o del demonio est� en todas partes y se disfraza de muchas maneras. A mi me tuvo enga�ada como por 20 a�os...

Uno piensa que son medicamentos porque los receta un m�dico y se venden en las farmacias...
No me hab�a detenido a pensarlo de esta manera.

Yo tambi�n pregunt� por el juramento hipocr�tico en mi blog en esta entrada: http://elrecuerdodedios.blogspot.com/2005/08/pen-drive-parto-artificial-y-catlicos.html#comments

En cuanto al Estado de Chile, te cuento que escuch� el viernes 2/9/5, en una entrevista en el programa �ltimamirada de Fernando Paulsen, donde el Doctor Fernando Zegers -m�dico 'cat�lico' pro-congelaci�n de embriones- coment� que hay, en estos momentos, 3 proyectos de ley relacionados con la 'Salud Reproductiva' (a no reproducirse)en el congreso.
He estado buscando en internet cu�les son �stos, s�lo encontr� este "proyecto de ley sobre la investigaci�n cient�fica en el ser humano, su genoma, y prohibe la clonaci�n humana. 12.03.1997 Moci�n Segundo Tr�mite C�mara de Diputados Legislatura Extraordinaria N�345 Sesi�n 13 Ordinaria 06.11.2001" en http://www.diarioficial.cl/actualidad/relacion/leyes.en.tramite/salud.html
A Fernando Paulsen le envi� un mail, para que tuviera 'otra mirada' con varios links, los dejo aqu� por si te interesa darte una vuelta:
http://www.trdd.org/EUGBR_4S.HTM
http://www.trdd.org/BU0501CS.HTM
http://es.catholic.net/sexualidadybioetica/284/1269/articulo.php?id=5647
http://diario.elmercurio.com/2005/08/29/editorial/cartas/noticias/2F398656-87CA-49A9-B50E-67622EBC5F29.htm
La Paz del Se�or est� contigo... y con tu Esp�ritu.

PD: sali� tan largo que lo voy a dejar tambi�n como entrada en mi blog...

9/07/2005 07:51:00 p. m.  
Blogger Patoace said...

Hay partes de la �tica cat�lica que no deben convertirse en normas jur�dicas, por ejemplo, la prohibici�n a las relaciones homosexuales. Me parece que la prohibici�n usar los anticonceptivos es otra.
Sin embargo, creo que los ciudadanos podemos exigir al gobierno que se honesto en decir que, al gastar en esto, no quiere darnos mejor salud con los anticonceptivos, sino controlar cu�ntos ni�os nacen. Adem�s deber�a justificar por qu� quiere controlar la natalidad.

9/08/2005 05:22:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home