Es justo y necesario

Es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar Señor Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

11/11/2005

MM2: Sacrificio

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, el sacrificio ha jugado una parte esencial dentro de los rituales y naturalmente los seres humanos tienden a relacionarse con la divinidad a trav�s del sacrificio. Al hacer su alianza con Israel, Dios confirma la estructura, pero le da un nuevo sentido, ya no se sacrifica para aplacar a un dios furioso, sino que se sacrifica como signo de una alianza. Lo importante ya no es ofrecer lo que podamos darle a Dios, sino el acercarnos a Dios a trav�s de la mesa del altar. El animal sacrificado se convierte en la comida familiar. La misa conserva ese sentido, y la estrecha relaci�n que desde antiguo existe entre el sacerdote, el sacrificio y el altar. Antes de ser una comida, la misa es un acto de ofrecer a Dios una v�ctima, de forma que su sacrificio limpie nuestros pecados, por eso necesitamos un sacerdote, que es la persona elegida por Dios para ofrecer en nombre del pueblo, y un altar que es donde se ofrece el sacrificio. Todo esto tiene sentido s�lo si consideramos la misa como un acto donde volvemos a presenciar (re-presentamos) la muerte de NSJC, cordero de Dios, presente en las especies de pan y vino, que se ofrece a Dios por nosotros en infinito acto de amor.

Lamentablemente, es algo que ya no se ense�a, yo al menos tuve que descubrirlo por m� mismo. Adem�s, como es un aspecto que no se encuentra en ninguna otra religi�n (aunque fue muy com�n en la antig�edad) se olvida. As�, los cat�licos dicen cada domingo "Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros" pero no tienen idea de qu� puedan significar estas palabras, porque nos saben que la misa es un sacrificio. Si tuvieramos esto presente, tratar�amos con m�s respeto a los sacerdotes, y nos dar�amos cuenta por qu� los necesitamos. Tal vez hay pocas vocaciones al sacerdocio porque los j�venes no saben que es un sacerdote, y no lo saben porque nadie se los ha dicho. Un sacerdote no es s�lo un l�der de la comunidad o alguien que reza mucho, es alguien elegido por Dios, pero para darnos cuenta de eso debemos saber que el sacerdote sirve al altar, porque s�lo ah� tiene sentido.

En mi formaci�n cristiana, se insist�a mucho en la misa como reuni�n comunitaria y en menor medida como cena familiar, pero antes que todo eso la misa es la representaci�n del sacrificio de NSJC en el G�lgota y eso nunca lo tuve claro. Desde luego, la misa no puede ser un sacrifico sin transubstanciaci�n, as� que no es de extra�ar que olvidada la transubstanciaci�n, s�lo nos quedemos con los aspectos accesorios de la misa.

Por eso, la misa como sacrificio es el segundo Misterio de la Misa.