Es justo y necesario

Es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar Señor Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

12/28/2005

Historia, ahora s�

Hace unos d�as intent� coordinar una visi�n de la historia, y me fui en un tema cosmol�gico, contra mi voluntad. A ver si ahora digo inmediatamente lo que quiero decir. La historia no es una cosa simple, cada persona que participa en ella (y todos participamos de una forma u otra) es un mundo aparte, con sus motivaciones y metas propias. A pesar de eso, y por la limitaci�n de nuestro intelecto, los seres humanos debemos simplificar las cosas, y reducirlas a su m�nima expresi�n para poder meterla dentro de nuestra cabeza. Pues bien, en ese permanente proceso de simplificaci�n, cada vez me convenzo m�s que desde la venida de NSJC es la historia de la evangelizaci�n del mundo y los conflictos que de que da cuenta la historia son, en definitiva, expresi�n o consecuencia del gran conflicto entre el reino de Dios y el reino de este mundo.

Concluida la guerra fr�a, Fukuyama propuso que los ideales democr�ticos (profundamente basados en la antropolog�a cristiana) se impondr�an en todo el mundo. El atentado contra las torres gemelas demostr� lo errado de esa proyecci�n, al revivir un conflicto entre el occidente cristiano y el islam que hab�a permanecido en tablas durante siglos, es decir, lejos de terminarse la historia, ella hab�a vuelto a su cauce normal, luego de un breve desv�o hacia el conflicto entre teor�as econ�micas.

La organizaci�n tradicional de la pol�tica en chile, y todav�a, son los tres tercios: izquierda, centro y derecha. El criterio para dividir estas tendencias es econ�mico, donde la izquierda propone una econom�a centralizada o con importante participaci�n del Estado, la derecha busca reducir el Estado a su m�nima expresi�n, y el centro no es ni lo uno ni lo otro. A primera vista esto puede no aparecer como relacionado con la religi�n, pero basta con leer los textos fundamentales de cada una de estos sectores para darse cuenta que en el fondo de la teor�a econ�mica se encuentra una visi�n del hombre que es m�s o menos compatibles con el cristianismo.

En la campa�a electoral chilena en curso ha aparecido de forma prominente el contraste entre un candidato que se define como humanista cristiano y una candidata agn�stica, cosa rara toda vez que el actual presidente tambi�n es agn�stico y el tema no figuro de ninguna manera en la campa�a presidencial anterior. Ante esta situaci�n es natural ver el paralelo entre Chile y las tendencias electorales en los EUA, donde la religi�n de los candidatos juega un papel importante. Entonces �se est� americanizando la pol�tica chilena? yo dir�a que s�, y es natural y bueno que as� sea. Cuando la diferencia pol�tica deja de ser la econom�a y el proteger a ciertos sectores, como era en Chile hasta los 70, o el caudillismo, como ocurre tanto en latinoam�rica, la gente se da cuenta que la intenci�n de los partidos es hacer lo mejor para el pa�s, pero la diferencia est� en qu� es "lo mejor", y ah� el debate vuelve a los valores.

Actualmente en el hemisferio occidental las l�neas de conflicto est�n claramente establecidas: por un lado los llamados conservadores, liderados por el Vaticano, y por otro los progresistas, atrincherados en sus burocracias estatales. En palabras de Juan Pablo Magno, las culturas de la vida y de la muerte se miran cara a cara. En el curso de una vida humana puede parecer que los progresistas llevan una serie de victorias en esta lucha, pero el imperio sovi�tico parec�a inc�lume hasta pocas semanas antes de su ca�da, y las grandes luchas, esas que duran siglos, han sido ganadas por el cristianismo. Se gan� la lucha contra contra el Imperio Romano, que parecia eterno, se gan� la lucha contra la esclavitud, que parec�a compa�era inseparable de la condici�n humana, y se gan� la lucha por los derechos humanos en contra de la ciencia desbocada. Nada hace pensar que esta vez ser� diferente.