Es justo y necesario

Es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar Señor Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

1/04/2006

Cristo y la Iglesia

Chesterton decia que el S. XIX hab�a decidido deshacerse de cualquier autoridad espiritual, y que el S. XX parec�a dispuesto a aceptar cualquier autoridad espiritual. La historia ha demostrado lo certera de esta intuici�n, con la aparaci�n de tantos grupos que compiten por el mercado de los fieles. Esta multitud de grupos tienden a acogaer en su doctrina las ense�anzas de NSJC, y en cada caso, lo consideran el hijo de Dios, un hombre sabio, un maestro ascendido o cosas as�. Todos estos grupos tienen opiniones diferentes sobre la vida de NSJC: unos dicen que era el hijo de Dios, y otros dicen que era un hombre normal que se elev� a s� mismo a un nivel superior, unos dicen que muri� en la cruz y otros que se escap�, etc. En lo que todos estan de acuerdo es en acusar a la Iglesia de haber manipulado el mensaje de este gran hombre, y que su intenci�n nunca fue fundar una religi�n organizada. Sin embargo, si de algo podemos estar seguros leyendo los evangelios (can�nicos o ap�crifos) es de que NSJC predic� y fund� una Iglesia. Pueden mencionarse muchos puntos en que los 4 evangelistas no coinciden completamente o permanecen en silencio, pero un punto en el que est�n de acuerdo es en que muchas personas segu�an a Jes�s para oirle predicar, y que hab�a un grupo de 12 hombres que le segu�an a todas partes y formaban parte del c�rculo de sus m�s cercanos. En este caso el n�mero 12 es lo m�s importante, porque en la tradici�n hebrea, 12 fueron los patriarcas de las 12 tribusa de Israel, el pueblo de Dios. Al elegir a 12 varones y darles la misi�n de pedicar en todo el mundo, es evidente que NSJC estaba plantando las semillas de un nuevo pueblo elegido, la Iglesia.

A lo largo de la historia de la Iglesia muchas personas han puesto en duda diversos aspectos de la religi�n cristiana: la filiaci�n divina, la concepci�n virginal, la existencia hist�rica, la resurrecci�n, el papado y un largo etc., pero nunca nadie ha puesto en duda la misi�n de estos 12 hombres. Tanto es as� que incluso los evangelios ap�crifos no pretenden haber sido escritos o dictados por NSJC, sino que toman el nombre de alguno de los ap�stoles para dotarse de autoridad. Ante esta evidencia, s�lo alguien que ya tiene una idea preconcebida respecto de la Iglesia puede negar que la intenci�n de NSJC era fundar una Iglesia.

1 Comments:

Blogger Aeronauta said...

Cuando el hombre se olvida de Dios, cree cualquier cosa. Alguien lo dijo y no s� qui�n :) pero �vale1

1/10/2006 06:45:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home